El seductor aroma de los Alimentos

Los alimentos deben ser apetecibles sensorialmente, su aroma… los hace únicos …

El seductor aroma de los Alimentos

No es un tema menor, quizás corresponda al sutil encanto de ser el factor que me impulse a tomar la decisión de compra de un alimento. Ese recuerdo que permanece por siempre y está asociado olfativamente a un determinado alimento por su aroma y que lo hace único. Porque además de ser los alimentos nutricionalmente seguros, igualmente, deben ser apetecibles sensorialmente.

Esas propiedades organolépticas, el productor busca conservarlas a como dé lugar, porque con el paso del tiempo en los productos naturales se van degradando y dejan de ser atractivas para el consumidor final, quien es el que decide por su compra o consumo.

Cada alimento natural, orgánico, que no ha entrado en contacto con agentes químicos, es de por sí, un producto apetecido por los clientes más exigentes de la cadena alimentaria. El productor preserva los alimentos por medio de la refrigeración, congelación, envases idóneos o métodos de empaque al vacío. Esta simbiosis entre productor-consumidor, es lo que finalmente favorece la dinámica de definir sin lugar a duda las características propias que hace de un producto su sello único y por lo cual es apetecido por encima de otros, independientemente del precio y de la competencia.

Recordemos que la impronta se gesta en el cerebro y unido a las emociones que genere su condicionamiento se hará inevitable y su recordación en la memoria olfativa será de larga recordación y sin saberlo, se gestarán relaciones neuronales que determinarán la vía por la cual se activen los mecanismos de compra y el deseo de poseerlo. Hoy sabemos que compramos emocionalmente y no racionalmente. Pero si de algo estamos seguros es que la industria de la química de los olores, frente a los productos naturales que de por sí son atractivos, ha tomado fuerza y se ha consolidado como un aliado del marketing universal, y en algunos casos ha desplazado al orgánico, por cuanto ha llegado al límite de copiar las moléculas de los sabores con tal exactitud que se puede replicar una y otra vez y perfeccionar su composición química para crear preferencia adictiva por su olor característico, peculiar, que no encontrará en otro producto.

Finalmente, estamos ante una industria tan vulnerable, que el más mínimo cambio de la estructura química, de sus componentes, combinaciones, tiempo, lugar y hora nos pondrán ante un nuevo producto que al no estar estandarizado se verá abocado a ser rechazado por un sin número de clientes potenciales que al no estar cubiertas sus necesidades organolépticas, preferirá renunciar a su necesidad, a su deseo, parcial o totalmente.

Es hora de reconocer que muchos olores dependen de un solo ingrediente, de dos ingredientes o definitivamente de una mezcla que casi la hace inviable. Por eso, volvamos una y otra vez a elegir alimentos que provengan de la Madre Tierra en donde el olor nos recuerde que la mejor alimentación proviene de la naturaleza y entre más nos alejemos de ella, perjudicará más, nuestra salud.

Elijamos alimentos frescos que huelan a naturaleza, eduquémonos sin pausa, volvamos a los ecosistemas naturales, luchemos por una seguridad alimentaria de calidad en donde los intereses públicos se prefieran por encima de los privados. En donde alimentarse esté guiado por aromas y sabores naturales, en donde la palabra volver y ser de raíz, sea la carta de presentación para construir una nueva sociedad del amor y desde el amor con aroma de verdad.

¡Síguenos!

lalunadacocinasaludable

lalunadacocinavegetariana

lalunadatiendavegetariana

Más artículos que te pueden interesar...

"La vida nos sorprende y nos transforma para
"Con el paso del tiempo decidí que mi
Para todos aquellos que llevamos un estilo de
¿Cuál es el primero y cuál es el
La combinación del trigo sarraceno y la quinua
Carrito de compra
Ir arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?